22/07/2011

Somalia: éxodo masivo de personas en busca de comida y atención médica

Hospital de Marere, Somalia © MSF
Hospital de Marere, Somalia © MSF



Más de 2.000 somalíes cruzan cada día a Kenia y Etiopía, y el número de personas que se desplaza en busca de alimentos y atención médica dentro de Somalia está alcanzando niveles nunca vistos. Médicos Sin Fronteras (MSF) está afrontando la llegada de un número creciente de familias desplazadas que viajan largas distancias hasta sus hospitales y centros nutricionales para recibir atención.

Luul Sankus, madre de dos hijos, caminó con su marido y los niños más de 160 kilómetros hasta llegar a la aldea de Hurufle, en el valle del Juba.

“Hace más de nueve meses que salimos de nuestra región de origen. Somos agricultores y cuando fallaron las lluvias no pudimos hacer otra cosa. Con mi marido y nuestros dos hijos caminamos hasta Hurufle, donde ahora vivimos como desplazados. Al llegar, uno de nuestros hijos cayó enfermo: no teníamos con qué curarlo, ni refugio, ni comida. Me aconsejaron que lo llevara al hospital de MSF en Marere. Por eso estoy aquí”.

Lo que caracteriza a esta crisis es que ahora la gente se marcha de las aldeas y de las zonas rurales en masa porque sus cosechas han sido malas y su ganado se está muriendo.

“Los desplazamientos no son nada nuevo en Somalia,” explica el coordinador de operaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF), Joe Belliveau. “Durante los últimos años, cientos de personas han huido de la violencia en Mogadiscio y en otras zonas. Lo que es nuevo es que ahora la gente abandona las zonas rurales porque no tiene nada que llevarse a la boca”.

En Somalia van apareciendo campos de desplazados allí donde la gente piensa que tiene mejores oportunidades de conseguir ayuda. En la aldea de Jilib, en el valle del Bajo Juba, unas 5.000 personas se han asentado espontáneamente en un campo con la esperanza de recibir el apoyo de la comunidad, las autoridades o MSF.

Respuesta nutricional de MSF

Actualmente MSF está gestionando programas médico-nutricionales en el sur y el centro de Somalia. En estos programas, la mayoría de ellos situados en territorios controlados por Al Shabab, y en los tres programas más grandes de MSF en los campos de refugiados en Kenia y Etiopía, los equipos de la organización realizan consultas médicas a diario y están tratando a más de 10.000 niños con desnutrición severa.

“En varias partes de Somalia, ésta es la peor situación que hemos visto en la última década”, añade Belliveau. “Las personas han agotado sus mecanismos de afrontamiento habituales y muchas han llegado al límite. MSF está dispuesta a hacer más, pero para ello necesitamos que se levanten algunas restricciones. Si se nos permite enviar a expertos internacionales a trabajar junto a nuestros más de 1.000 trabajadores somalíes, así como también aviones de carga con medicamentos y alimentos terapéuticos, entonces podremos ampliar todavía más nuestras actividades”.

Las continuas restricciones de envío de personal internacional y de vuelos a Somalia impiden que MSF pueda hacer más.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

MSF trabaja en Somalia desde 1991 y actualmente proporciona atención médica gratuita en ocho regiones del centro y el sur del país. Más de 1.400 trabajadores somalíes, apoyados por unos 100 trabajadores internacionales en Nairobi, ofrecen servicios gratuitos de atención primaria, tratamiento nutricional, asistencia a desplazados, cirugía y distribuciones de agua y artículos de primera necesidad. MSF no acepta fondos de ningún gobierno para sus proyectos en Somalia, todos ellos se financian con fondos de donantes privados.

Volver