Back to top
27.03.2019

Qué hace Médicos Sin Fronteras en Venezuela

Venezuela ha sido el centro de atención en las últimas semanas a medida que las recientes disputas políticas alcanzan nuevas alturas. Esto se suma a los años de crisis económica y política que han tenido un gran impacto en la vida cotidiana de las personas. Médicos Sin Fronteras (MSF) ha brindado atención médica en Venezuela desde 2015. Kristel Eerdekens, coordinadora de operaciones, describe el trabajo de la organización en el país.

Médicos Sin Fronteras en Venezuela
-A A +A

¿Cuál es el trabajo de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Venezuela?

En este momento, Médicos Sin Fronteras (MSF) tiene cuatro proyectos médicos en Venezuela. Trabaja junto a organizaciones locales e instituciones públicas, para brindar asistencia médica y psicológica a las víctimas de violencia y violencia sexual en Caracas, una de las ciudades más violentas del mundo. Promovemos un enfoque integral, que combina la atención médica y psicológica, en el cual la violencia sexual se considera una emergencia médica.

En los últimos años, también hemos apoyado el programa de malaria en el municipio de Sifontes, en el estado de Bolívar, un área con muchas minas informales de oro, que atraen a personas de todo el país. La malaria se ha propagado rápidamente a través de la región debido a la población altamente móvil, las malas condiciones en las que viven y un programa de control de la malaria con muy pocos recursos. En 2018, los equipos de MSF examinaron a 220.354 personas contra la malaria y trataron a 137.936 personas por la enfermedad. También distribuimos 20.000 mosquiteros y fumigamos 3.900 hogares para prevenir nuevas infecciones.

A través de una organización médica local asociada, también brindamos apoyo a un programa de atención médica primaria con un enfoque en la salud sexual y reproductiva en el norte del país. Si bien este se encuentra en su fase inicial, proporciona un apoyo muy necesario para una población que experimenta una grave escasez de medicamentos. MSF brindó un apoyo similar en la ciudad de Maracaibo desde 2016 hasta febrero de 2018. En estos tiempos inciertos, también estamos en alerta y listos para responder a posibles brotes de violencia y a las consecuencias médicas de las crisis económicas, sociales y políticas. Ya hemos hecho, y es posible que sigamos haciendo, donaciones de suministros médicos a hospitales en diversas partes del país para ayudarles a enfrentar un posible deterioro agudo de la situación. También hemos capacitado al personal médico local para hacer frente a eventos de víctimas en masa, y hemos brindado primeros auxilios psicológicos a la defensa civil y grupos de rescate voluntarios. En 2018, MSF también brindó atención médica y psicológica a las personas afectadas por las inundaciones en Caicara del Orinoco, en el estado de Bolívar, y Churuguara, en el estado de Falcón.

¿Cuál es la situación médica en el país?

Venezuela atraviesa una crisis económica y política que afecta a todos los estratos de la sociedad. Es un entorno difícil para trabajar, ya que solo tenemos equipos presentes en algunas ubicaciones. Debido a esto, es complicado para nosotros dar una descripción completa de las necesidades médicas en el país. Desde 2015, los datos médicos publicados han sido muy limitados, lo que dificulta proporcionar un análisis más general.

En los lugares donde trabajamos, vemos a profesionales de la salud dedicados y capacitados que hacen todo lo posible para servir a sus comunidades, a pesar de todas las limitaciones. Se enfrentan a suministros de medicamentos interrumpidos e irregulares, mientras que el mantenimiento de equipos médicos e infraestructura es casi inexistente. La hiperinflación que se produce en el país y la falta de inversión en el sistema de salud dificultan la atención de calidad. También vemos profesionales médicos, incluso de nuestros propios equipos, que deciden abandonar el país.

Esto ha llevado a un aumento en los casos de enfermedades que anteriormente estaban bajo control, como la malaria; y brotes de enfermedades prevenibles como la difteria y el sarampión. En la década de 1960, Venezuela fue un pionero en la erradicación de la malaria, y todavía tiene el conocimiento y las instituciones para hacerlo. Sin embargo, las áreas más afectadas por la malaria también están luchando con un sistema de salud bajo una presión significativa, que ha tenido un impacto en el programa de control de la malaria.

En Maracaibo, donde trabajamos hasta febrero de 2018, también observamos que la falta de servicios médicos causó retrasos en las intervenciones obstétricas y quirúrgicas de emergencia.

Los venezolanos que han cruzado a Brasil y Colombia y han recibido atención médica de nuestros equipos informan que la escasez de alimentos y la falta de acceso a una atención médica de calidad fueron sus razones para irse.

¿Cuáles son los planes de MSF a futuro?

Médicos Sin Fronteras mantiene su compromiso de brindar atención médica a los venezolanos, de acuerdo con las necesidades identificadas. Estamos decididos a fortalecer nuestras actividades existentes y explorar formas de expandirlas cuando sea posible. Si es necesario, también continuaremos brindando apoyo médico a los venezolanos que han dejado el país para Brasil, Colombia o en cualquier otro lugar de la región. Toda la financiación para el trabajo de MSF en Venezuela proviene de donaciones privadas de personas de todo el mundo, ninguna de los gobiernos. Esta es una de las medidas que tomamos para garantizar nuestra independencia de la interferencia política, que es fundamental en un entorno polarizado.